Lunes 15 | Julio de 2024
Director: Héctor Loaiza
7.556.298 Visitas
Desde 2001, difunde la literatura y el arte — ISSN 1961-974X
resonancias.org logo
157
Arte
5 2 2008
Movimiento MADI, ayer y hoy, por Jean Branchet
No es posible hablar de madismo, definir sus características y su importancia sin situarlo dentro de la evolución del arte abstracto durante el siglo XX. MADI EN EL ARTE GEOMETRICO En la historia del arte del siglo XX, la tendencia artística geométrica ocupó un lugar de primer orden desde la aparición, a comienzos del siglo, de la abstracción en los artes visuales de diversos países: en Munich con Kandinsky, en Moscú con Larionov, en Amsterdam con Mondrian y van Doesburg, en París con Delaunay, Picabia, Kupka... (para recordar sólo a algunos grandes precursores). La abstracción dio origen a varias corrientes, cada una de ellas refleja una de las múltiples facetas del ser humano. Pero una de las tendencias más permanentes, siempre adoptada por los creadores actuales y en el mundo, es la que podemos calificar como "movimiento constructivista internacional". Según los lugares en los que apareció y los objetivos buscados por los artistas, ha adoptado el nombre de constructivismo, supremacismo, neo-plasticismo, geometrismo, arte concreto... El nombre arte geométrico parece ser el que mejor agrupa bajo una denominación común a las diversas tendencias pasadas y actuales, en un universo liberado de cualquier evocación o anécdota. La forma regulada, "geométrica", unida a la economía de medios, la simplicidad y el rigor de las estructuras y la composición, puede alcanzar una gran pureza y una gran intensidad. Pero esta misma forma, asociada a lo infinito de las combinaciones posibles es tan capaz de expresar dinamismo y vitalidad. Con los mismos medios elementales -línea, círculo, cuadrado, triángulo, polígono, curva- se expresan plásticamente una gran parte de tendencias del ser humano tales como pureza, contemplación, espiritualidad, calma, alegría, dinamismo, lucidez, creatividad, imaginación... Como se ha dicho anteriormente, en el transcurso de su historia este "movimiento constructivista internacional o arte geométrico" ha dado nacimiento a varios movimientos que, aunque aplicando los principios de la geometría, desembocaron en búsquedas y resultados diferentes. Nos basta recordar a los más notorios: —El Constructivismo nació en Rusia en la efervescencia de la revolución de 1917. Dirigido contra cualquier esteticismo, buscaba ante todo objetivos sociales, utilitarios y materialistas (Gabo, Pevsner, Archipenko, Rodchenko, Larionov, Gontcharova, Tatlin...). —El Supremacismo, creado por el artista ruso Malevitch en 1916, afirmaba la supremacía de formas elementales simples tales como el cuadrado, el rectángulo, el círculo, el triángulo, la cruz y afirmaba que la realidad del arte dependía enteramente de los efectos del color en los sentidos. —El Neo-plasticismo fundado en 1917 en Amsterdam por Mondrian, van Doesburg y Bart van Leck. Se trataba de descubrir los "medios puros" por los cuales sería revelada la armonía universal, es decir una abstracción geométrica regida por un empleo muy estricto de sólo líneas horizontales y verticales, de los tres colores primarios puros, azul, amarillo y rojo asociados al blanco y el negro. —Círculo y Cuadrado, fundado en 1929 por Michel Seuphor y Torres-García organizaron en París, en 1930, la primera gran exposición consagrada al arte abstracto, esencialmente geométrico. —El movimiento MADI, lanzado en Buenos Aires en 1946 por Carmelo Arden Quin, proclamaba la posibilidad de pintar estructuras poligonales planas, cóncavas o convexas, planos articulados, amovibles, animados por movimientos lineales, giratorios o de traslación, de esculpir sólidos con espacios vacíos y movimientos de articulación... El madismo consiguió evolucionar del arte constructivista de los años veinte-treinta y del arte minimalista, el "shaped canvas" y el "hard hedge" de los setenta. Dejando de lado el marco ortogonal clásico, esta corriente se anticipaba en quince años al formalismo norteamericano de un Stella por ejemplo. —El Arte cinético reunió a partir de los años cincuenta, a una nueva generación de artistas que buscaban, retomando los datos de la abstracción geométrica, introducir nociones dinámicas y temporales (Vasarely, Tomasello, Soto, Agam, Morellet, Cruz-Diez...). —El Arte minimalista aparecido en Estados Unidos en 1965 (Dan Flavin, Donald Judd, Sol Lewitt, Carl André, Frank Stella...). Morellet, en Francia, precedió a este movimiento. Las formas simplificadas al extremo, ya no llevan indicios de la intervención del artista negando así cualquier subjetividad. Esta descripción somera sólo cubre una parte de las corrientes que a través del mundo se han reivindicado y continúan reivindicándose como arte geométrico. CARACTERISTICAS E IMPORTANCIA DEL MOVIMIENTO MADI Aparecido a mediados del siglo XX, el madismo es sobre todo un movimiento agrupador. Como DADA, su nombre es una invención y su historia está en perpetua renovación. Así se puede evocar el origen de MaDi (Materialismo Dialéctico). Se construye en un proceso dialéctico, lógico, consciente. El arte está en marcha y traduce los valores universales de una sociedad libre. MADI no pretende imponer ninguna teoría restrictiva, al contrario. Exige la más amplia libertad en los medios expresivos, en los materiales, la utilización del espacio. Con sin embargo un solo imperativo: salir del tradicional rectángulo del lienzo pintado, ventana heredada del Renacimiento, para explorar las múltiples posibilidades ofrecidas por la confrontación entre la forma creada y el entorno. MADI es un arte de la Geometría y, como ésta, pretende ser universal, pues ¿no hay nada más universal que la geometría en el origen de una gran parte de las creaciones humanas, en todos los campos? En la plástica, MADI es la mente creadora que hace suyas las siguientes reglas: invención, abstracción, poligonalidad, geometría, lucidez, movimiento, espacio, color Pero más que un movimiento puramente plástico, MADI es una actitud de entera libertad con respecto a las trivialidades, los hábitos, las tradiciones esclerosantes. Hay que crear, inventar nuevas formas, utilizar nuevos materiales y nuevas técnicas. Desde el nacimiento del madismo, Arden Quin dedica su carácter pluridisciplinario y abre a MADI a la música, la poesía, la novela, el teatro y la danza. ¿Una prueba de su vitalidad? En el mundo entero, hay cada vez más agrupaciones de artistas plásticos que se identifican con el madismo. Museos importantes se interesan en el movimiento, organizando exposiciones que reúnen no sólo a artistas de los inicios, sino también a creadores de las generaciones posteriores. Algunos museos, como el inaugurado en 2005 en Sobral (Brasil) están consagrados al movimiento. Los artistas ligados al movimiento MADI Internacional se encuentran periódicamente durante manifestaciones, reuniones, coloquios, exposiciones comparando así sus experiencias y demostrando sin duda alguna la riqueza y diversidad de las creaciones. Científicos y matemáticos han encontrado en las creaciones del madismo la justificación de sus propias investigaciones. Al inicio del siglo XXI, semejante continuidad y creatividad de un movimiento artístico es única. ¡Hay que recordar que el madismo tiene más de sesenta años de existencia! Actualmente el movimiento MADI Internacional incluye a más de cincuenta miembros que representan a quince países (Argentina, Bélgica, Brasil, España, Francia, Holanda, Hungría, Italia, Japón, Polonia, Eslovaquia, Suecia, Uruguay, Estados Unidos, Venezuela), en donde se codean cuatro generaciones... BREVE RESEÑA DEL MOVIMIENTO MADI En 1934, Joaquín Torres García (1874-1949) vuelve a Montevideo (Uruguay, su país natal) tras haber fundado en París en 1930, con Michel Seuphor, el grupo Círculo y Cuadrado. Este grupo reunió a la mayoría de los grandes creadores del arte abstracto de comienzos del siglo XX (para sólo citar a algunos: Mondrian, Kandinsky, van Doesburg, Vantongerloo, Arp, Russolo... y, por supuesto, Torres García. Es imposible disociar la historia del movimiento MADI de la vida de su creador: Carmelo Alves Oyarzun. Nació en 1913, en Rivera, la parte uruguaya de una ciudad situada entre las fronteras de Uruguay y Brasil. Fue el teórico, unificador, organizador que dio nacimiento al madismo y fue animador apasionado y constante desde los años cuarenta. En 1935, Arden Quin asiste a una conferencia dada por Torres García en Montevideo. Lo frecuentará, tendrá acceso a su biblioteca, a las revistas de vanguardia que recibe del mundo entero. Esto tendrá una gran importancia para después tomar decisiones, acciones y objetivos que Arden Quin se fijará a lo largo de su vida. Son la literatura, en particular la poesía y la filosofía, que serán sus primeros centros de interés. En 1938, se instala en Buenos Aires donde forma parte de un grupo de pintores y escritores de vanguardia. En 1941, comienza la preparación de la revista Arturo (de Arte Abstracto). En 1944, aparece el único número de la revista con textos o poemas de Arden Quin, Bayley, Vicente Huidobro, Kosice, Rothfuss, Mendes, Torres García... y reproducciones de Kandinsky, Mondrian, Maldonado, Torres García, Vieira da Silva... Del 3 al 6 de agosto de 1946, se presenta en el Instituto Francés de Estudios Superiores de Buenos Aires la primera exposición de importancia y el primer acto público de Madi durante el cual Arden Quin lee "La introducción al manifiesto Madi". Los participantes afirman la universalidad y las afinidades de su estética con las diversas expresiones de la creación vanguardista, poesía, música, danza, arquitectura... Intervinieron especialmente en este acto artistas plásticos: Arden Quin, Rothfuss, Martín Blasko, Kosice..., músicos: Eitler, Juan Carlos Paz del grupo Nueva Música, una bailarina: Paulina Ossona que danzó según una coreografía de Arden Quin... En 1947, el grupo se fragmenta como consecuencia de diferencias entre Arden Quin y Kosice. Eitler, Martin e Ignacio Blasko siguen a Arden Quin, Rothfuss se alia con Kosice. 1948: Series de "Formas curvilíneas" y "Coplanals " (pinturas-objetos articulables, transformables). Arden Quin deja Argentina para instalarse en París. El mismo año, poco antes de su llegada, el Salón de Realidades Nuevas, de abstracción geométrica, acogió a diecisiete países. Entre ellos, la prensa destaca al conjunto MADI: "Sí, tienen un gran éxito aquí en París, entre los 17 países representados. La prensa les es muy favorable" escribe Del Marle, pintor y secretario de Realidades Nuevas, a los Madis de Buenos Aires. Encuentro determinante de Arden Quin con Vantongerloo. Pero su abstracción es alegre, lejos de las preocupaciones racionales de un Vantongerloo o del misticismo de Malevitch o Mondrian. La complejidad del lenguaje plástico le apasiona más que cualquier preocupación literaria o sicológica de Arp, de Vantongerloo o Tutundjian. Las series de los "Relieves amovibles" de 1949 a 1950, precursores de las "Meta-mecánicas" de Tinguely, de los "Planos móviles" de Pol Bury y de los "Conjuntos movedizos" de Agam, realizados en 1953. El grupo MADI se reconstituye rápidamente en París (la galería parisina Colette Allendy presenta a "Los Madis" en 1950 con Arden Quin, Vardanega, Eielson y Desserprit). De 1951 a 1958, se crea un Centro de Investigaciones y Estudios Madistas en el taller parisino de Arden Quin con la participación de artistas latinoamericanos y franceses (Volf Roitman, Pierre Alexandre, Angela Mazat, Roger Neyrat, Rubén Nuñez, Marcelle Saint-Omer y Georges Sallaz). En 1953, el grupo MADI ocupa la primera sala del Salón de Realidades Nuevas. A partir de esta fecha las exposiciones van a multiplicarse tanto en Francia como en el extranjero.
acerca del autor
Gerardo

Arden Quin, nació en Rivera (Uruguay) en 1913, con el nombre de Carmelo Heriberto Alves Oyarzun y más tarde adoptará su seudónimo. Vivió en Brasil y Uruguay. Fue también poeta y escritor político. En 1944, en Buenos Aires, junto a un grupo de artistas entre los cuales Torres García, Lidy Prati, Hlito, publicó la revista "Arturo" de arte abstracto. Al año siguiente los animadores de dicha revista se dividen. En 1946, Arden Quin en compañía de Martín Blaszko, Rothfuss y Gyula Kosice crearon el movimiento MADI que editó la revista "Arte Madí". En, 1948 llevó el madismo a París; luego retornó a Buenos Aires en 1955, donde organizó con el poeta Aldo Pellegrini, la "Asociación Arte Nuevo". En 1956, regresó a París. Desde los años cincuenta hasta los noventa participó en exposiciones en París, Francia, Brasil, Italia, La Habana, Alemania, Nueva York, Buenos Aires, Montevideo y Madrid. En el 2000, se hizo una retrospectiva de su obra en La Plata (Argentina), expuso en 2003 en el Palais de Glace de Buenos Aires y en 2008, participa en la muestra de la Maison de l'Amérique latine de París.