Lunes 04 | Marzo de 2024
Director: Héctor Loaiza
7.067.792 Visitas
Desde 2001, difunde la literatura y el arte — ISSN 1961-974X
resonancias.org logo
157
Narrativa
18 4 2017
Mujeres en Cervantes de Rafael Negrete-Portillo por Juana Rubio Sierra

Ahora bien, llevar esto a una obra de teatro y hacerlo de manera entretenida, pues el propio subtítulo reza ‘comedia en tres actos…’, no parece, al menos a simple vista, algo tan sencillo de conseguir. Aun así, y una vez concluida la lectura, podemos decir que el dramaturgo (y docente universitario) Rafael Negrete-Portillo lo ha conseguido. Ha legrado, desde nuestra opinión, dar forma a un texto escénico en el que intervienen solo personajes femeninos, quienes desmienten, absolutamente en clave de comedia, el concepto malentendido de la escritura machista en Cervantes.
Y así desfilan por las líneas de ‘Mujeres en Cervantes’ figuras que se escabullen en mitad de la noche para subirse a un escenario y jugar con las palabras que escribió su autor real: Cervantes. Ellas representan escenas de textos que realmente no les pertenecen. Por ejemplo, es interesantísimo, a la vez que gratificante, leer cómo Teresa Repolla (del entremés ‘El retablo de las maravillas’) y Catalina de Salazar (de comedia ‘La gran sultana’) dan vida… a su manera… y recrean la novela ejemplar de ‘El licenciado vidriera’ en cuyo original ninguna de las dos aparecía. Todo ello está aliñado con disputas entre formas de ser y caracteres altivos, campestres, organizadores, etc. De este modo, descubrimos una primera trama donde, aquellas mujeres nacidas de la mente de Cervantes, se ven perfectamente redibujadas por la pluma de Rafael Negrete-Portillo.
Muy atrayente resulta la escena VI, en la cual Aldonza (Dulcinea) le exige a Galatea, la favorita del alcalaíno, que obligue a Cervantes a corregir todas aquellas partes de ‘El Quijote’ en las que la presenta como, y cito textualmente: "tostada por el sol, fornida, morena: varonil... y gustando olores de ajos." Aldonza, malhumorada, quiere que "don Miguel" mejore lo que dice de ella en el libro más universal de nuestra lengua y chantajeará a Cervantes, presionando a su creación más querida, la pastora Galatea, hasta que él ceda y corrija el yerro. Negrete-Portillo demuestras así un dominio de la escritura dramática en ecos unamunianos o, si nos los llevamos al terreno escénico, al más puro estilo Pirandellesco. Referentes que la Dra. en lengua española y sus literaturas que se encarga del prólogo del libro, Fernández Martín, también menciona.
Paralela a toda esta fiesta teatral con toques barrocos hallamos una trama transversal más realista. Se trata de la protagonizada por Coni, Constanza, una señora de la limpieza de nuestra época que le ha tocado hacer horas extras y limpiar el teatro donde se reúne furtivamente el elenco cervantino. Sin destripar nada (o hacer un ‘spoiler’, como se tiende a maldecir actualmente), comentaremos que este nuevo personaje, Coni, confunde inicialmente a esas apariciones literarias con un grupo de actrices reales ensayando una obra. Según avanza la dramaturgia, Coni descubre asombrada que realmente estas no tienen ni idea de quién fue Cervantes ni de qué importante resultó al escribir, al atreverse a crear, personajes femeninos fuertes, elegantes, valientes y libres como son ellas. Con tal excusa, los lectores aprendemos, o recordamos, si es que ya lo sabíamos, datos imprescindibles para conocer a Miguel de Cervantes Saavedra. Negrete-Portillo logra condensar de manera efectiva y ligera, a la par que contundente, la esencia, lo básico para entender cuánto influyeron las mujeres que rodearon en vida al escritor y cómo este las filtra, traduce y mejora en sus obras, construyendo personajes femeninos más parecidos a las mujeres del siglo XXI que al prototipo de mujer del renacimiento/barroco, tan constreñida por el patriarcado sexista de la época.
Así se entrelazan los dos planos de la obra, el meta-dramático y el real. En la contraportada del libro, se abre la sinopsis con esta pregunta: "¿Qué ocurriría si una de las llamadas ‘señoras de la limpieza’, licenciada en literatura, se topase, mientras barre el patio de butacas de un teatro, con una reunión de clandestina de personajes femeninos creados por Miguel de Cervantes?". Por otra parte, en la nota de prensa, su autor, el profesor universitario Rafael Negrete-Portillo ha comentado que: "con esta dramaturgia me enfrentaba al reto de hablar sobre algo que normalmente se soslaya cuando se estudia al autor del Quijote: el concepto femenino que regeneró de sus obras; a esto, se le sumó el desafío de crear una pieza entretenida, pero didáctica, en la cual los diez personajes que apareciesen fueran todos mujeres, algo que tampoco abunda en la nómina de textos teatrales de nuestros días."
Otro punto a favor de este libro es que está prologado por la Dra. en lengua española y sus literaturas, (profesora de Didáctica de la lengua española de la Universidad Autónoma de Madrid), Patricia Fernández Martín, quien explica con su prólogo cómo esta obra "nos recuerda que el mundo de hoy sigue siendo un teatro en el que solo nosotros resultamos responsables de nuestros actos, pues libres fuimos engendrados en nuestro presente, desde nuestro pasado y hacia nuestro futuro." Sumada a dicha afirmación, con la que estamos totalmente de acuerdo, La Dra. Fernández Martín despliega un elocuente análisis del texto, citando además otra pieza del mismo autor: Los ajos de Cervantes. La prologuista ejerce una magnífica inyección introductoria que fortalece y favorece la comprensión de cada uno de los componentes del ‘dramatis personae’: Lira, Teresa Repolla, Galatea, Catalina… El libro no sería igual sin este aporte clave.
Para concluir, solamente queremos indicar cómo parece haberse cuidado cada uno de los aspectos de la edición y del texto completo: con acotaciones escritas en el tono barroco e incluso con un prólogo al lector (distinto al de la Dra. Fernández Martín) que se asemeja a aquellos que aparecen cada parte de ‘El Quijote’ donde, Rafael Negrete-Portillo presenta irónicamente su propia obra, haciéndolo, como no podía ser de otro modo, con esa tintura de castellano clásico, renacentista… cervantino.

acerca del autor
Rafael

Rafael Negrete-Portillo, actor, director y dramaturgo. Máster oficial de Teatro y Artes Escénicas (UCM). BA Hons Drama (University of Kent), obteniendo First Class Honours: calificación más alta de la promoción española. Actualmente es docente de Universidad Europea de Madrid. Fue profesor en el Grado de Artes Escénicas de Nebrija Universidad y director editorial de la sección universitaria de la revista teatral de Smedia, con más de 50.000 ejemplares al mes. Se ha encargado de la dirección, traducción y adaptación de varias obras del premio Nobel, Harold Pinter (“D4DR The Lover”, “One for the road”). Ha sido ‘dramaturgista’ para el Teatro Cofidis-Alcázar de Madrid y autor original de piezas en verso para el festival de teatro clásico de Cáceres. Ha publicado obras poéticas y dramaturgias tales como: “Último sujeto”, Ed. Anagnórisis; “El kebap de Pinter” y “Las gabardinas de Brecht” en Estreno: cuadernos de teatro español contemporáneo, Ohio Wesleyan University… entre otras. En la actualidad, desarrolla una teoría de aplicación gráfica al estudio de textos clásicos y del verso barroco español. Paralelamente, se centra en el teatro psicológico y en las nuevas tendencias dramáticas y postdramáticas del siglo XXI, siendo el creador del concepto de Teatro cubista.