Lunes 04 | Marzo de 2024
Director: Héctor Loaiza
7.067.821 Visitas
Desde 2001, difunde la literatura y el arte — ISSN 1961-974X
resonancias.org logo
157
Poesía
1 10 2016
Eduardo Escalante Gómez: entre el sol y la sombra

SOMBRAS EN EL PAISAJE

¿Es un puente o es una cárcel? Ambos tienen transeúntes; unos van
en diez direcciones, buscan escaleras que subir, fragancias
los esperan; los otros cargan sobre sus hombros sombra desgarrada
a punta de estocadas. Ingresan con los bolsillos vacíos. Reloj no tiene el lugar.
Una gaviota despega de una roca que limpia una ola pasajera.
Una mano quiero alcanzar a madero sagrado flota en el mar de los océanos.
La tinta de la piel se destiñe, el sol resuelve otras historias. Los sueños
no tienen amanecer, sombras transitan incoherentes.
Unos saben de miles de pasos; otro solamente sólo dos sin retorno,
a la deriva en promiscua soledad. Los primeros cruzan calles que viven despiertas, cantan gallos que no cuentan hasta tres; los otros atraviesan un corredor sin iluminación, un cuervo cuelga de una pata, marca la espera con indiferencia. El verde al segundo se marchita en su aislamiento.
Un carcelero limpia huesos; unas bicicletas esperan en el puente, perseguirán
el braille que ilumina desde arriba. Las cuatro direcciones esperan. En todas las ventanas asoman esperas punteando los pliegues de una guitarra.
En una esquina el sol hace guiños, las pupilas van quedando tatuadas de alegría.

 

1
ESPERANDO SIN LÍMITES

Ensayas tu vida
mil fragmentos por segundo
agua corre en la frontera
luces alocadas arremeten bellas
estremecen tus sueños
acercan la puesta de sol
todo al alcance
das pasos hacia adelante
vuelves la mirada
tus ojos se han triplicado
tus manos están libres
puedes tomar la fruta del árbol
dejas que te inunden los aires de frescura
y los manantiales de sorpresas.
Llenas cualquier vacío dejado por descuido
lo inundas de nacimientos.
Eres potro verde que galopa
remeciendo las ventanas
todo sensual sin límites.
El deseo de hacer un ramillete de árboles
define lo que urge en una vena
te sacude disparando tu aliento
que esparce aceite amoroso en la hierba.
No es historia ficticia
es lo que sientes al despertar
tus ideas pulposas todo lo inventan
te sientes van Gogh, Mozart
tus ojos brillan y componen
el paisaje, lo llenan de fragancias,
flautas y violines.
Derramas gotas de rosas
escuchas el silbido de un pájaro
que busca a su ternura
que viene viajando
sientes su intimidad cercana
tus huesos se estremecen
sabes que ella llegará luego.
Nunca una ráfaga a destiempo
nos ha interrumpido pintar
el cielo rosado.

 

2
VARIACIONES

el universo nos otorga a cada uno
distintas entonaciones

(son únicas únicas)

como un piano o un violín

(el mundo tiene problema
de oído  de ojo)

Sube a un piso
y cuéntale de tus variaciones

Los innumerables universos
que has coloreado con tus carcajadas      
la estrella que rescataste de las ruinas de un edificio
lo que sacaste del sombrero del mago
para perdonar el tiempo
el imán que usaste para secar los desalientos

 

3
CADA HISTORIA TIENE SU PROPIO AROMA

iluminar aún más la existencia
desde el revés de los párpados
que tiene grabadas y narra sus escenas:
fotografías, textos, gritos, cantos
y lo que no se sabe nombrar
cada historia tiene en la boca su propio
sol y luna
todo como en la iglesia
un sacerdote preparando el tono de la misa
toda la sangre en el césped
no se puede ir dócilmente
habrá palabras que no alumbran
olas que querrán brillar y no pueden
habrá palabra que evade y extravía
seres subidos a árboles que nos quieren
ver como diminutas hormigas
(cada palabra que se ensució
se ovilla en el olvido de
su mínima verdad)
Una fina rama de sauce sacude al que se colgó
Nada en el lago queda a la deriva
Un pájaro deja semilla en el jardín
he cambiado niebla por verde
la historia que me recibió
la arrastro y la reconozco
cada ventana tiene en sus cuatro bocas su propio sol
cada rayo de luz saca tonos de flauta
celebra el paso que se dio

 

4
Y DANDO LA BATALLA

(A Dylan Thomas)

De 18 vasos de whisky
no murió
El hombre come
qué comió es su problema
El poeta escribe poemas
qué escribe es su y mi problema
Como siempre la historia
se inicia en la oscuridad
El deseo siempre al acecho
agazapado mira y ataca
La pasión es un mapa
él sangró realidades
cargó congojas
no aceptó límites
atacó los lugares
donde otros esperan
los llenó de fuego
mientras esos otros duermen
despertó el tiempo
aunque tuviera que consumirse
tiemblen los confundidos
que gestos huecos hacen en tierra
baldía
lo salvaje no tiene palabras
En su encierro en la torre de palabras
con el corazón peinado de otra manera
partió sus entrañas
corrigiendo palabras
ordinarias
que aún nos tienen
de cabeza
cuesta pedalearlas
En su tren de rebeldía
se detuvo en la estación de la
Fe habiendo pasado de largo
la estación del purgatorio de la duda
y la estación del infierno de la desesperación
Lo hizo
pues su muerte no tendrá señorío
seguirá estallando
su palabra
tiene un más allá
Todos de un modo u otro
no sabemos que hacer con tanta vida
Descendí a su infierno
y vi la hoguera
Mis demonios se parecen a los tuyos
Calvos y huesudos
Pero con cariños los tratamos.
Todos los delirios son posibles
La muerte no tendrá señorío

 

5
LA OTRA ORILLA

La voz del ayer
no viene redonda
fracturas y costuras trae

El sentido de lo que aconteció
hay que ir hacia delante, es decir,
hacia atrás

Cuando el coraje
enfrenta al cable de acero
uno se sumerge en abismo
365x noche x 2 (sigue allí)
x 2 (preocupación, pena)
1 x esporádico x rareza (luz, cielo azul)

siempre se flota
en otra orilla

No se saben
los nombres
los que se pronuncian
extranjero denuncian
segado es necesario
hay que herir la lengua
seguir seguir seguir.

acerca del autor
Eduardo

Eduardo Escalante Gómez, nacido en Antofagasta (Chile, 1942). Escritor e investigador, magister en Ciencias Sociales (Universidad de Gales, Gran Bretaña). Ha publicado poemas en España, Argentina, Chile, Estados Unidos, Dinamarca. Forma parte de la red mundial El Poder de la Palabra (entre otras). En Amazon publicó su poemario "Caminando la existencia con la voz".