Martes 27 | Febrero de 2024
Director: Héctor Loaiza
7.053.891 Visitas
Desde 2001, difunde la literatura y el arte — ISSN 1961-974X
resonancias.org logo
157
Arte
1 7 2013
Ferias de arte en Lima: una suma doblemente positiva por Fietta Jarque

A lo largo del 25 al 28 de abril han tenido lugar, simultáneamente –y por primera vez—, dos ferias de arte contemporáneo en la capital. No una principal y una secundaria, sino dos, con aspiración a implantarse con fuerza. Y aunque desde el punto de vista organizativo hubo una clara competencia entre ambas, el resultado ha sido complementario y doblemente enriquecedor. Art Lima y PArC (Perú Arte Contemporáneo) han convocado una cuarentena de galerías peruanas y extranjeras cada una, del 25 al 28 de abril. Además de la muestra de galerías, hay Project Rooms, exposiciones comisariadas, conferencias y otras actividades que han traído a representantes de museos, coleccionistas internacionales, galeristas y artistas latinoamericanos. ¿Lo normal? No en el Perú.

La escena artística peruana no es muy amplia y se desarrolla casi totalmente en Lima, una ciudad de nueve millones de habitantes. Hay menos de veinte galerías de arte y un museo de arte contemporáneo pequeño, recientemente inaugurado y en cuya sede se desarrolla la feria PArC, con lo cual no hay una muestra estable y visible en estos días. El Museo de Arte de Lima, que es casi el corazón y la mente de este cuerpo, tiene en reorganización su colección (cerrada al público posiblemente un año más), aunque viene desarrollando una labor seria y trascendente en la difusión del arte. Con esta aparente precariedad, ¿tiene sentido tener dos –no una- ferias de arte contemporáneo? ¿Qué hay que ver? La respuesta es clara: ARTISTAS. Si para algo han servido estas dos ferias es para reunir, exponer y dar visibilidad a las nuevas generaciones de creadores contemporáneos peruanos. Lo que hemos visto tiene muy buen nivel y muchas sorpresas gratificantes. Para ordenar un poco este comentario, vamos a ir por partes.
 
ART LIMA. Aunque las dos ferias tienen casi el mismo número de galerías, la sede de esta feria y su magnífica instalación y montaje la hacen parecer el doble de grande. Su directora, Rochi del Castillo y su equipo, han realizado un trabajo muy profesional. Se desarrolla en la Escuela Superior de Guerra del Ejército, en Chorrillos. Sí, ha leído bien. En un país con varias etapas de dictaduras militares y dolorosos conflictos en los que se ha visto involucrado el ejército, la alianza entre arte contemporáneo y vida militar podrían parecer incompatibles, sino contra natura. Pero no ha sido así, todo lo contrario. El edificio de 1867, sobrio pero monumental, ha resultado una elección inmejorable. Y la iniciativa castrense a abrirse de esta manera a lo más avanzado de la cultura actual, es un gesto valiente y loable.

Art Lima tiene una mayoría de galerías extranjeras. De Chile, Brasil, Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica o Cuba, pero también de España, Bélgica, Alemania y Estados Unidos, entre otros. Una oportunidad única en Lima de ver obras de artistas de estos países. Destacaría el conjunto de obras de abstracción geométrica latinoamericana –desde Soto hasta Voluspa Jarpa y Abel Ventoso; los peruanos Jota Castro y Teresa Burga (Barbara Thum, Alemania); Sara Modiano (Salar, Bolivia); Fernando Gutiérrez Huanchaco también peruano (Tatjana Pieters, Bélgica); Gisela Motta & Leandro Lima y los trabajos de Karen Macher (Vértice, Perú). Con todo, lo mejor de esta feria está en los espacios comisariados. Fuera de sitio, Project Room a cargo del español Octavio Zaya (comisario del pabellón español este año en la Bienal de Venecia) presenta una selección de ocho artistas bajo el título Fuera de sitio. Alberto Baraya, Otto Berchem, Fernando Bryce, Aldo Chaparro, Marlon de Azambuja, Ramón Miranda Beltrán, Milagros de la Torre y José Carlos Martinat proponen ásperos comentarios, incómodas reflexiones, poco complacientes trabajos que despiertan la mente y la sensibilidad.

En mi opinión, sin embargo, la gran sorpresa es la muestra nacional, comisariada por Jorge Villacorta y Carlo Trivelli, Territorio: los ámbitos las moradas. Es ahí donde se ve la razón de todos estos acontecimientos, el poderío de la escena plástica peruana. Llaman la atención los trabajos de Maya Watanabe, Gladys Alvarado, Eduardo Hirose, Esther Vainstein, Christian Bendayán, y Dare Dovidjenko en un conjunto coherente en su diversidad. Mención aparte requiere el espacio de José Tola y Ety Fefer, Guerreros, monstruos y bestias. Un teatro negro de marionetas brutales, obscenas e irresistiblemente hipnóticas.

PArC. Diego Costa Peuser, creador de la feria Pinta, y Gaston Deleau ya tenían una experiencia muy positiva en el Perú, con la feria LimaPhoto. Este año decidieron extenderlo a las artes plásticas en general y convocaron a la mayoría de las galerías limeñas. La selección de galerías extranjeras es bastante interesante, sobre todo para la primera edición de una feria en un país algo lejano de los circuitos habituales. Todo ello ante un mercado de coleccionismo en expansión, pero todavía algo tímido. Creo que el espacio, que podría parecer idóneo, el MAC (Museo de Arte Contemporáneo), no les ha favorecido. El circuito queda algo estrecho y las galerías no pueden presentar con la relativa holgura de estos acontecimientos, una muestra atractiva. Algunas lo logran, desde luego. No hace falta atiborrar de obras los espacios (algunas lo hacen). Pero, en general, esa misma feria en un lugar más adecuado ganaría mucho, además de no privar a la ciudad de su único museo durante estos importantes eventos artísticos. No se puede desvestir a un santo para vestir otro.

Dicho esto, hay mucho que ver en PArC. En mi selección personal, me quedo con los trabajos de la chilena Mónica Bengoa; los modernistas uruguayos José Pedro Costigliolo y Rómulo Aguirre (Sammer, EE UU) y el brasileño Willys de Castro (Henrique Faria, EE UU); Gregory Scott (Impakto, Perú); las peruanas Natalia Revilla y Ana Teresa Barboza (Wu,Perú); Liliana Porter (Espacio Mínimo, España) y Jonathan Hernández (La Caja Negra, España).

No me extiendo más, o quizá sí. Habrá una próxima entrega, más breve, de otros acontecimientos artísticos en Lima. Hay mucho arte en esta ciudad y vale la pena darlo a conocer.

acerca del autor
Fietta

Fietta Jarque, nacida en Lima (Perú), vive en Madrid donde ejerce el periodismo cultural desde hace 25 años en el diario El País. Actualmente se encarga de las páginas de arte del suplemento Babelia. En 1995 publicó, junto a Rosa Rivas, el libro “Entrevista con los Ángeles” (El País-Aguilar) y en 1998 la novela “Yo me perdono” (Alfaguara).