Martes 27 | Febrero de 2024
Director: Héctor Loaiza
7.053.953 Visitas
Desde 2001, difunde la literatura y el arte — ISSN 1961-974X
resonancias.org logo
157
Arte
1 7 2010
X Bienal de Arte Miniatura en Canadá por María Santa Cecilia

¿Cómo y cuando fue tu llegada a la dirección de la Salle Augustine Chenier donde se desarrolla la ¡BAM BAM!?


Llegué por la puerta de atrás como designer de la muestra. Dos meses antes de la inauguración, el comité consideró que no era posible llegar a tiempo sin dirección cosa que ocurría desde diciembre, entonces yo acepté la propuesta.

¿Podrías hacer un poco de historia de las Bienales Internacionales de Arte Miniatura? Son veinte años de permanencia y de crecimiento.


La iniciaron tres mujeres muy implicadas en la Salle Augustin-Chénier: dos habían dirigido el centro de arte y la tercera había asumido la función de administradora. La situación era que como estamos en un lugar retirado geográficamente y con poca ocasión de instalarse como lugar interesante para artistas, surgió la idea de un evento internacional, después de haber hecho una visita a un evento semejante en Nueva York, en cual los artistas podrían enviar sus obras por correo postal. La primera edición de la BIAM recibió obras de 16 países.

¿Cómo ha sido el crecimiento de las mismas y que te parece que es más relevante?


La X Bienal expone obras de artistas de treinta y cinco países, creciendo la representación tanto nacional como internacional. Lo importante saber crecer pasando de 300 obras hasta a veces 700, ¡sin perder ninguna! Además podría decirse que globalmente, lo que veo es que el evento traza su línea entre dos puntos dialécticos que se pueden interpretar como en una misma situación: intervienen tanto la periferia del arte, hemos recibido obras de artistas que no saben cómo ingresar al ‘primer mundo del arte’ y obras de lo que podría llamar ‘el jet set del arte’.

La BIAM es ya un punto de referencia cultural de la región del Quebec, ¿cómo se articula con los artistas jóvenes?


Es muy raro que me preguntes eso. Por primera vez, este año el jurado hablo de eso. No tanto se trata de artistas jóvenes, sino de obras elegidas sin el curriculum vitae o el nombre. El jurado, cuando se dio cuenta que las obras seleccionadas no tenían un curriculum vitae extenso, sintieron que intelectualmente valoraban las trayectorias jóvenes en el arte aunque los artistas tuvieran años de edad.

En Argentina me atrevo a decir que son escasas las bienales que se proyectan democráticamente, teniendo poco eco en la población, lo poco que se ha hecho se determina como demasiado dirigido hacia ciertos sectores del arte, ¿Cómo ves esta característica y cómo crees que podríamos cambiarla?


Una revolución, citando acá al Che Guevara, tiene que surgir de tu lugar. El afecto que vos tengas por la Bienal provocará en vos la facultad de cambiar la situación que viven.

Siempre tenemos la impresión que los grandes eventos luego que terminan se apagan hasta la próxima vez, no me parece así con la BIAM. ¿Estas de acuerdo?


Es verdad que, cuando estamos del lado de la organización, nunca se termina el evento, he tratado desde el principio de no hacer que el evento público se acabe con el fin de la muestra. Es decir que estoy, aunque no soy artista, siempre obsesionado con la idea de que la administración del evento no se coma al evento. Es decir, ese evento cuesta dinero y trabajo, y debe perdurar mas y permanecer entonces invitamos al artista premiado a exponer en nuestro lugar y tratamos realizar cooperaciones internacionales.

¿La relación entre tus conceptos de montaje del evento y la población tienen correlatividad?


El design de la muestra es muy vivido por mí. Es decir que me comporto como un artista. A veces tengo tiempo para pensarlo y a veces no. Pero cada vez, trato de integrar algunos eventos de otras disciplinas, como la música, el cine y el teatro, para mejorar el design. Este año la presentación de las obras fue difícil ya que tuvimos que sortear la recesión, logramos lo más importante que es para mí exponer las obras.

¿Percibís el impacto en el público con el crecimiento de la BIAM? ¿Cómo?


El mejor crecimiento que logramos es eso: el impacto en él público, La Bienal no puede crecer más, sin él público. Te diría que tenemos que sustentarla con la gente; por ejemplo hoy vinieron jóvenes que habían participado, enviado sus obras, estudiantes de la secundaria y cuando vuelven a Montreal a su colegio ellos crecen perteneciendo, participando, de la educación del arte en un evento real. Se logra con 600 obras, una educación en arte contemporáneo. Todos pueden buscar algo que los interese.

El trabajo con el jurado fue interesante y complejo, ¿qué podes contarnos de ello?


Este año, el jurado fue una extra, Armand Vaillancourt, artista lejendario en Quebec, tiene ochenta años, es derecho como un árbol de ese edad, Paula Coppa Oliver, galerista de Buenos Aires y Virginia Pésémapéo Bordeleau, artista mestiza y originaria de la región. Lograron un trabajo ejemplar: un jurado ecléctico muy favorable a la apreciación de obras de tantas partes del mundo.

¿Qué destacarías de esta X Bienal que estará en el MACLA (Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano) de la ciudad de La Plata en Argentina en diciembre de este año?


Propusimos al MACLA, llevar los finalistas de la X Bienal y el integral del Zoom sobre el Nunavik. El Zoom sobre el Nunavik consiste en esculturas realizadas por los Inuits, los Esquimales. El Nunavik es la parte quebequense norte. Esa invitación a los Inuits es nuestra propuesta actual de una pregunta sobre el arte contemporáneo. ¿Puede existir en el círculo actual del arte, el reconocimiento de un arte colectivo? Es decir una colectividad regional, que trabaja con otros paradigmas sobre el arte. Es, quizás, una pregunta sin repuesta.

La Corporación Augustin-Chénier han comprado el Théâtre du Rift, el cual enriquece aun más la oferta cultural de la región ¿Qué espectáculos se ofrecerán?


Como somos diecisiete mil habitantes en la región, hacemos mucho para mejorar la oferta. Nos encontramos con un dilema y decidimos ser dueños de todo el complejo. Ahora, entonces podemos coordinar la difusión de los artes escénicas y del cine con las artes visuales.

¿Quisieras decir algo más?


Gracias.

Junio de 2010

 

acerca del autor
María

Maria SantaCecilia, San Fernando (Buenos Aires) Argentina. Artista visual, directora de la residencia TDMaria, residencia internacional para artistas de todas las disciplinas, en Buenos Aires. Curadora independiente. Se dedica al dibujo, escultura, instalacion y libro de artista. Participa desde el año 1994 en muestras colectivas e individuales tanto en su pais como en el exterior.