Jueves 20 | Junio de 2024
Director: Héctor Loaiza
7.453.889 Visitas
Desde 2001, difunde la literatura y el arte — ISSN 1961-974X
resonancias.org logo
157
Poesía
15/04/2001
Dos enfoques a la obra poética de Blanca Varela

Qué mejor comentadora de los dos poemarios, publicados en francés, "Ejercicios materiales" y "El libro de barro", de Blanca Varela, que otra poeta argentina como Vivian Lofiego. En el artículo que sigue, ésta subraya los aspectos más sobresalientes del arte de la poeta peruana, caracterizado por el sentimiento del destierro, de la caída y por su observación sensible y lúcida de lo cotidiano.

Octavio Paz, que la conoció en los años de posguerra en la ciudad luz, ha escrito sobre Blanca Varela: "Su poesía no explica ni razona. Tampoco es una confidencia. Es un signo, un conjuro frente, contra y hacia el mundo, una piedra negra tatuada por el fuego de la sal, el amor, el tiempo y la soledad. Y, también, una exploración de la propia consciencia."

Pese a haber sido sólo conocida en ciertos círculos literarios peruanos durante muchos años, su obra poética logró al fin el reconocimiento internacional que merecía. Ahora, Blanca Varela es la figura más importante de la poesía peruana y una de las más notables de la latinoamericana. El poeta peruano, Julio Heredia, nos ofrece su enfoque sensitivo de la obra y de la presencia de Blanca Varela.

Copyright: Blanca Varela, Vivian Lofiego y Julio Heredia
acerca del autor
Varios

Blanca Varela (Lima, 1926) ha publicado: "Ese puerto existe" (con prólogo de Octavio Paz, México, 1959); "Luz de día" (1963), "Valses y otras falsas confesiones" (1972) y el cuadernillo "Canto villano" editados en Lima; "El libro de barro", Madrid, 1993, traducido al francés: "Le livre d'argile", Indigo Editions, París 1998; "Ejercicios materiales", Lima, 1993 y traducido al francés: Myriam Solal Editions, París, 1999. "Como Dios en la nada", Madrid 1999. El conjunto de su obra ha sido reunido con el título de "Canto Villano", FCE, México 1996. Blanca Varela pertenece a la generación de la poesía peruana del cincuenta, entre los que se encuentran otras dos figuras destacadas, Jorge Eduardo Eielson y Carlos Germán Belli.