resonancias.org

Número Especial
17 05 2018
IV. Kenneth White y La ermita de la bruma: Occidente y Oriente por Héctor Loaiza
« volver

Tras haber vivido durante mucho tiempo al pie de los Pirineos, Kenneth White se traslada en 1983 a la costa norte de Bretaña. Erik Sablé le pregunta en 2005 por qué llamaba a su morada “la ermita” y si se consideraba “asocial”. El poeta pensador responde: “Prefiero un cierto aislamiento: para conseguir a la vez una gran concentración y una gran amplitud mental”.

Las obras más importantes que han beneficiado a la humanidad han sido elaboradas por espíritus aislados. Montaigne en su biblioteca, el filósofo Spinoza en su gabinete de trabajo, el escritor estadounidense Thoreau en su cabaña en el campo. La biblioteca de Kenneth White en su morada de Bretaña está repleta de libros sobre literatura y filosofías orientales. ¿Kenneth White es un erudito? No se considera en absoluto un erudito-camello —tal como lo definía Nietzsche, que lleva su saber como una carga pesada—, posee la erudición errática de un poeta. Sus lenguas de trabajo son el inglés, el francés y el alemán.

En la contratapa del libro “L’Ermitage des brumes” aparece este retrato del autor: “Entre los occidentales que han estudiado el pensamiento y la poética orientales, Kenneth White ocupa un lugar aparte. En su obra, la comprensión profunda se amalgama con una libertad de pensamiento que supera la actitud estereotipada en el respeto sin caer en la desenvoltura fácil.”

Sobre la oposición de Oriente y Occidente, el poeta pensador afirma que Occidente siente a la vez una atracción y un miedo hacia Oriente. La cultura griega tiene temor de dos espacios: Asia y el Atlántico. Al leer la frase griega en uno de los muros de la ermita de las brumas, “Habiendo errado por todas partes, ya no más andanzas”, Erik Sablé le pregunta si algún día ya no viajará más por el mundo. Kenneth White le responde: “No, el mundo es todavía poroso para mí. La aporía (18) es el límite —lógico— de Occidente. A esa conclusión llegaron los escépticos negativistas, por ejemplo Proclus (19) y los místicos apofáticos”. En Occidente (greco-latino y judeo-cristiano), es el poeta inglés John Donne que ha encontrado la fórmula: “Ningún hombre es una isla”. Mientras que en Oriente se dice: “Debes ser una isla para ti mismo”. En Occidente, se insiste más en la persona, en la comunidad y en la política (inventada por los griegos) y, en Oriente, se da más importancia al “yo” (lo que será interpretado por el moralismo occidental como egoísmo) con el objetivo, gracias a un trabajo sobre sí mismo, de hacer de ese pequeño “yo” un gran Yo (el hinduismo) o analizarlo hasta su aniquilación (el budismo). En Occidente, se construye una moral, se dictan leyes, mientras que en Oriente se busca a desarrollar el Ser para obtener una plenitud sobrehumana.

Durante la gran crisis a comienzos del siglo XVII, los filósofos e intelectuales no se sienten satisfechos de los esquemas clásicos. Se plantean preguntas y el horizonte parece ampliarse. Se viaja mucho. El escritor francés Bernard Fontenelle (20), se consagra a someter a los pensadores al método científico y a inculcarles la fe en la potencia de la razón y del progreso. Escribe su obra más conocida “Sobre la pluralidad de los mundos habitados”. En tanto que Gottfried Wilhelm Leibniz (21) se sumerge en la cultura china.

Kenneth White se interesa en la obra de René Guénon (22), filósofo y esoterista por la influencia que ejerció en el escritor francés René Daumal. Guénon es muy tradicionalista, absorto por completo en sus estructuras esotéricas. Si se quiere salir del “mundo moderno”, sumergiéndose en la dimensión guenoniana, se sale de una confusión para encerrarse en otra caja bajo el signo de lo sagrado y cuyos lados estarían cubiertos de símbolos. El poeta pensador prefiere una evolución en un horizonte más vasto, desde Epicuro, siguiendo por el dominico y filósofo alemán Maestro Eckhart (23), hasta Heidegger pasando por Nietszche.

 

NOTAS

(18) Proposición sin salida lógica. Dificultad lógica insuperable en el análisis de los resultados obtenidos en la explicación descriptiva del conocimiento (Diccionario Básico Espasa).
(19) Proclus (412-485), filósofo neoplatónico de la Escuela de Alejandría, adversario del cristianismo. Escribió un comentario sobre Timeo.
(20) Bernard Fontenelle (1657-1757), publicó además de “La pluralidad de los mundos habitados”, la obra “Dialogue des morts”.
(21) Wilhelm Leibniz (1646-1716), filósofo y científico alemán, sus obras filosóficas principales: “Discurso de metafísica (1685), “Ensayos de Teodicea” (1710) y “Monadología” (1714).
(22) René Guénon (1886-1951), escritor y filósofo francés, que escribió sobre la metafísica tradicional, el esoterismo y terminó convirtiéndose al Islam.
(23) Maestro Eckhart (1260-1327), dominico y filósofo místico alemán, sus obras: “El libro de la consolación”, “Obra tripartita” y “Sermones”.

 

 

indice
02 11 2019