Miercoles 24 | April de 2024
Director: Héctor Loaiza
7.244.062 Visitas
Desde 2001, difunde la literatura y el arte — ISSN 1961-974X
resonancias.org logo
157
Arte
1 9 2006
Los muros de rostros de barro, por Robert Bonaccorsi
La profunda coherencia de la obra reciente de Olga Luna se afirma en una relación sutil de máscaras y miradas, muros y rostros. Nos encontramos permanentemente en “La era del vacío”, (para utilizar el título de la novela de Kurt Steiner/André Ruellan), en el acto de creación que sólo puede existir por la clara conciencia de la nada. El proyecto internacional de acción artística en favor de la integración social, El Muro – Arte en Acción, de Olga Luna no se asemeja a una simple animación, sino que se enuncia prácticamente como un procedimiento consubstancial a la obra. Después de Lima (Perú, 2002), esta creación original ha tomado la forma de un proyecto pedagógico en el Espacio Tisol (La Seyne-sur-Mer) entre febrero y junio de 2005. ¿Los participantes? Niños de los talleres, actores de la compañía Attention Fragile (entonces en residencia), animadores del Servicio Juventud, el personal del centro, jóvenes en cursillo de escritura rap con el grupo l’Infanterie, amigos fieles de la estructura: Louis Nazim, Eddy, Leila, Séréna, Gisèle, reunidos y motivados por Mireille Odin, directora del centro y coordinadora del proyecto. Así pues, diversidad, recorridos, edades y rostros. Esos rostros que deben ser cubiertos, bajo la férula de Olga Luna y con la ayuda de Hichem, Joyce, Stella, Pauline y Sarah, con una máscara de escayola. Una máscara de belleza, de teatro, funeraria. Un sudario efímero para estatuas yacentes provisionales. Una experiencia plástica, carnal, que suscita la comunicación y la y confidencia. Un revelador. La segunda etapa será objeto de un cursillo para niños y adultos, en torno al trabajo del barro, siempre bajo su dirección, asistida por Hichem Benamara y, por supuesto, Jessica Bédouet. Los rostros de arcilla se realizarán a partir del molde en escayola y se insertarán en cajas como alvéolos que permitirán que el muro adquiera forma y sentido. “El hombre está ciego, sordo, es frágil como un muro en el que habita y que roe un insecto” (Baudelaire). “El rostro humano tiene seguramente un mensaje como todo el resto, pero este mensaje fraguándose para siempre se mantiene incandescente, más que cualquier otro fuera de nuestro alcance” (André Breton). El muro de rostros de barro de Olga Luna esculpe y teje en carne viva esa angustia y esa búsqueda interminable de verdad. Aquí la medida no es el rasero de la desesperanza, se descubre en el lazo de la pasión y del ensueño.

junio de 2006 Traducción Javier Lillo del Valle

acerca del autor
Varios

Olga Luna (Lima, 1947) reside en París desde 1972. Hizo estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima y empezó su carrera artística haciendo decorado para el teatro. Fascinada por la cultura psicodélica a comienzos de los años setenta, partió lejos de su país para nutrirse de imágenes, paisajes y rostros de Latinoamérica, de Nepal, de India, Irak, Irán y Afganistán. (Foto de la viñeta: P. Tohier Photomobile)