Poesía
02 06 2020
La poesía de Andi Nachon elogia la ligereza y la musicalidad (2da parte)

Su poesía fluye como el río de la Plata para describirnos imágenes de Buenos Aires. Uno de sus versos describe el agua de la lluvia que cae feroz y sus ojos han grabado el reflejo del rojo de un semáforo detenido un instante en la copa de un fresno. Su poesía elogia la ligereza, la liviandad de los globos fiesteros que se elevan a lo lejos, liberados, con augurios de cierta buena fe o felicidad. Según Andi Nachon, las estructuras bambolean para que la poeta vuelva a armarlas, como para darle la evidencia de tener una finalidad. Con su estilo minimalista, insinúa al lector lo que sería la gran hecatombe tan temida durante las décadas de la “guerra fría”. En sus descripciones nimias en apariencia, la copiloto de un avión de guerra sugiere la gran catástrofe que terminaría con el planeta entero. “No existen guerras fraternas: kilómetros / avanzados acontecen y caen / líneas azules rojas del mapa extendido…” Esa guerra fue anticipada por sus hermanos que ya jugaban “simulacros de batalla, estrategias de huida y camuflajes…” Siguen los poemas compuestos bajo el influjo de la música, ligeras percepciones de la vida urbana, los viajes cotidianos en el subte: “Dentro de la música voy / sin darme cuenta mis manos bailan la puerta, en equilibrio precario una joven / duerme parada las estaciones que se suceden y pasan…” Este poema lleva como epígrafe una frase de John Berger, novelista, poeta, pintor y guionista inglés: “Te gustaba cuidar las plantas porque era una manera de acariciar el futuro, de acomodarlo…” Reconoce en la chica que recostó la cabeza en su espalda el rostro de su hija al mismo tiempo que invoca la voz de John Berger para confabular la Arcadia y olvidar los horrores cotidianos. Describe una anomalía en ese montaje de la realidad con la aparición de una tortuga en las aguas turbias del Riachuelo. Para Mora, su hija, la tortuga es un prodigio. La poeta y su niña se quedan observando el desplome de la tarde sobre el río, “retenidas dentro de su maravilla…” Héctor Loaiza.

 

Copyright: Andi Nachon

ACERCA DEL AUTOR
Andi Nachon

Andi Nachon (Buenos Aires, 1970). Es Profesora de letras, poeta y guionista. Publicó “Siam” (1990), “Warszawa” (1996/2017), “Taiga” (2000/España 2016), “Goa” (2003), “Plaza Real” (2004), “36 movimientos hasta” (2005), Volumen I (2010), “La III Guerra Mundial” (2013) y “Viernes de chicas” (2016). También han sido editadas tres compilaciones de su obra: “Taiga no Rio de Janeiro”, Ediçoes da passagem (Rio de Janeiro, 2001), “Villa Ballesta/Ñuñork” (Surada, Chile, 2003) y “La irrupción del desorden” (Kriller, Madrid, 2019). Con ilustraciones de Sebastián Bruno editó “De vos a mí, digo” (Suscripción, 2002) y con fotografía de Constanza Vicco “En destello” (La luminosa, 2013). En 2007 realizó la selección y prólogo de la antología “1961-1980. Poetas Argentinas” para Ediciones Del Dock. Su poesía reunida de 1990 a 2019 fue editada con el título “En la música vamos” nombre de su último libro (Editorial Bajo La Luna Nueva, 2019). Integra las antologías “El turno y la transición”, compilador Julián Ortega, (Editorial Siglo XXI), “Monstruos”, compilador Arturo Carrera, (Editorial Fondo de Cultura- ICI), “Poesía Erótica argentina 1600-2000”, compilador Daniel Muxica (Editorial Manantial), “Agua de beber”, compiladora Mónica D´Uva (Editorial Nusud) y “Penúltimos” compilación de Ezequiel Zaidenwerg (UNAM, 2014) . Es profesora adjunta del Taller de Poesía I de la Licenciatura en Artes de la Escritura de la Universidad Nacional de las Artes.