resonancias.org

Poesía
02 01 2020
Sensación de extrañamiento en los poemas de Luis Gil Garcés

Esta poesía podría despertar una sensación de extrañamiento. En comienzo, en el seno del mito, los astros (en concreto la luna y la gran estrella) son equiparados metafóricamente a la mujer, la madre, la amante, la fiera que no excluye el amor ni el placer; como en un animismo en que cosas y personas tienen ánima. Eso está bien y es función de la poesía. La naturaleza aparece de nuevo, conservando un carácter mítico, en la mujer que se fusiona con el olor del árbol, en el ave que evoluciona o en el árbol que imita al abuelo. Atenidos a la irrupción del versolibrismo, digamos que estos poemas traen como extraño sonido los moldes tradicionales de la rima. En ocasiones (no siempre), las rimas forzadas destruyen el equilibro del poema. El amor aparece con su destructividad aunque se diga que al amor lo caracteriza su contrario: la constructividad. Alguien podría pensar que estos poemas de Luis Gil tienen una versificación débil, incolora y de un gusto mediocre; pero no: si hablamos de extrañeza no será en el sentido de convertirse en algo extraño, separado y excluido del río de la vida. Rubén López Rodrigué.

Copyright: Luis Gil Garcés

ACERCA DEL AUTOR
Luis Gil Garcés

Luis Gil Garcés nació en Piura (Perú) en 1981, estudió Educación y Humanidades en la Universidad (UDEP) y también Artes Plásticas en la Escuela de Bellas Artes Ignacio Merino de su ciudad natal. Actualmente es docente de educación básica en la institución educativa San Pedro, Cancas. Poeta y pintor de vocación y formación y perteneciente a la tercera generación literaria de Piura ha publicado: “Aro de Madera”, 2008 y “Del Sol contra Saturno”, 2015. Tiene textos en revistas impresas y virtuales de Piura. Sus fueron seleccionados en antologías como “Ladran los Perros” del grupo Magenta, 2007; “Estirpe Púrpura”, 2010 y “Ausente Ardor” de Arena & Algarrobos; “Nueva Poesía Contemporánea Piurana”, 2017. Le han otorgado el Primer Lugar en los Juegos Florales de Sullana 2009 y fue finalista del segundo concurso de Poesía 2011 organizado por la Embajada de Taiwán y la Biblioteca Nacional del Perú.