resonancias.org

Literatura
01 06 2017
¡¡Vanguardistas!! por Fernando Arrabal

Una vez más, Fernando Arrabal nos ofrece un texto con la chispa, la erudición y el ingenio que le caracterizan. Explica a los lectores por qué los grandes dramaturgos, los artistas imperecederos, los novelistas innovadores fueron tildados alguna vez en sus existencias “vanguardistas”. Interpreta de una manera original la importancia planetaria de artistas como Van Gogh mediante el mensaje de un ángel que presuntamente recibió en vida: “Tú quieres alzar al ciudadano de la tierra, llevarle a los cielos. Con tu amor loco de los hombres y de la vida. Eso les inhibe o les cohíbe y finalmente les humilla. Por ello nunca se refieren ni a ti ni a tu obra, te rechazan y terminan por odiarte”. Alguien de mentalidad estrecha anunció con sorna en 1672: “Racine pasará como [la moda de] el café”. Arrabal cuenta una anécdota cuando jugaba al ajedrez con Samuel Beckett, premio Nobel de literatura 1969, quien, al recibir el libro “Teatro del absurdo sobre él”, Ionesco, Adamov y Arrabal, comentó: “Teatro del absurdo ¡qué absurdo! Aunque un poco menos que el nombre por el que generalmente se nos conoce: ¡Teatro de vanguardia! Cuando la mayoría de nosotros no hemos hecho ni el servicio militar.” Los administrativos culturales de las naciones menos modestas suelen usar ese calificativo, “vanguardia”, para distribuir las prebendas. Con bastante tino termina: “Solo los expertos oficiales que conocen los límites de lo antiguo y lo moderno pueden explicar si las obras de los nonagenarios Miguel Àngel, Picasso, Marc Chagall o Sófocles ¿eran mejores que las que realizaron a los diez y ocho años?
(El texto de Fernando Arrabal fue publicado en la Tercera del diario ABC de Madrid.)

 

Copyright: Fernando Arrabal

ACERCA DEL AUTOR
Fernando Arrabal

Fernando Arrabal nació en Melilla (Marruecos Español) en 1932, de padre republicano y madre franquista. Su padre era oficial del ejército español. Desde 1954 reside en París. Algunos títulos de sus dramas: "El cementerio de automóviles", "La comunión solemne", "El arquitecto y el Emperador de Asiria"... Sus películas: “Viva la muerte", en la que describe su infancia, atormentada por la desaparición de su padre durante la guerra civil española y la dictadura franquista. Además es poeta y pintor, como lo muestra el voluminoso libro de arte, "Arrabal espace", editado en francés en 1993 por Ante Glibota, y que presenta su obra literaria, dramatúrgica, cinematográfica y artística. Recibió en España el Premio Nacional de Teatro 2001, el Premio Nacional de Literatura Dramática 2003 y en 2006 le concedieron la Legión de Honor francesa.